Arqueología del videojuego

Se ha mencionado durante las clases las posibilidades de exploración que, sobre la arquitectura, ofrecen algunos videojuegos.
Dejo el enlace a este documento (en español y en inglés) que aboga por un estudio desde un punto de vista de la cultura de estos medios.
Erkki Huhtamo, es un ‘media archeologist’ interesado en la historia de la relación hombre-máquina con una perspectiva histórica, pues se queja de que no existe esta visión extensa del asunto.
Enjoy coca-cola.

http://www.uoc.edu/artnodes/7/dt/eng/huhtamo.html

Y además el proceso

Luego los procesos son lo realmente importante y no los resultados finales? ¿Acaso no iba yo a rediseñar el proceso -el método de generación que haya empleado- si el resultado de su apliación no me satisface estéticamente?. Cuesta pensar que esta reflexión no la compartiría los adalides de la arquitectura paramétrica.

No dudo que el deslizamiento hacia procedimientos automáticos, codificados o interactivos en arquitectura sea un input deseable (e incluso higiénico, dado el papel tradicional del arquitecto). Pero me da la impresión de que más que una emancipación de los estados finales, (de los alzados, secciones, etc.), se propicia una mayor carga de trabajo:  ahora no sólo hay que cuidar el estado final, sino el proceso por el que se llega a ese estado (pensar en procesos potencialmente de aplicación a múltiples casos, para ser aplicados en un sólo proyecto).

Por otro lado, como comentó Marcos Cruz en una charla reciente en la ETSAM, la arquitectura paramétric se ha postulado como el futuro  -en mayúscula- de la producción arquitectónica. Como una nueva modernidad. No es de extrañar que  con la componente ‘hands on’ de la Architectural Association, escuela en donde él dirije la unidad 20, planteamientos excesivamente entusiastas sobre su repercusión les resulten inverosímiles.

Form follows you

En arquitectura, mientras lo inteligente no ha pasado de ser un edificio asistido, que conecta alarmas, despliega toldos o climatiza locales, a la inteligencia, al fenómeno humano, se le han ido añadiendo matices de la conciencia: así tenemos la inteligencia creativa, lingüística, emocional, etc. y se han separado sus procesos para según a qué fines estuviera orientada.  ¿Por qué no añadir otros matices también al objeto inteligente?
La disquisición semántica no nos interesa. La mayoría de artefactos son arquitontos. Sin embargo, puede que una asociación significativa de ellos alumbre una inteligencia colectiva imprevista.

Proyecto The Living City, por los profesores Soo-In Yang y David Benjamin, de la Universidad de Columbia. (2008)

¿Cómo de útil puede ser un diálogo entre chismes? La práctica del bluejacket, por el que desconocidos entran en contacto mediante el dispositivo bluetooth de sus teléfonos, o las redes sociales que proliferan en internet son ejemplos de fenómenos que pueden protagonizar un asalto al espacio físico público (en realidad, la mayoría de los miembros de estas comunidades se conocen personalmente, y se ven con alguna frecuencia), y tener repercusión espacial activando eventos con alguna intermediación electrónica, desencadenando respuestas relevantes o desplegando información específica, a su paso por determinados lugares.

Proyecto Augmented Architecture de Zhong Yi Quck (2005).

Proyectos eficientes determinantes de la arquitectura contemporánea

Obra Tiempo empleado en el proyecto Recursos
Mediateca de Sendai ? ?
Mujer Nómada ? ?
Pabellón de Bruselas ? ?
Kunsthal ? ?
Filarmónica de Berlín ? ?
Pompidou ? ?
Polideportivo de Huesca ? ?
Unité d’habitation ? ?
Universidad Libre de Berlín ? ?
Biblioteca de Berlín ? ?

 

Los procesos de producción arquitectónica -pues como casi todos- tienen que desarrollarse en espacios de tiempo compartidos y constreñidos. Una reflexión sobre los procesos como se propone, no está completa si no se consideran los tiempos y esfuerzos invertidos. Los procesos de producción importados de otras disciplinas, llevaban también adosados herramientas para el control y cubicación del tiempo; éstas eran unas cuentas que en arquitectura se formulaban sólo en euros, y al final del trabajo. Yo mismo me debato con frecuencia entre lo accesorio, lo necesario, y lo imprescindible, en una tendencia cuantificadora casi obsesiva de la realidad,  pero tan potente y disuasoria en discusiones y reuniones de trabajo.

A la luz del concepto de eficiencia (lograr un objetivo consumiendo los mínimos recursos), ineludibles en todos los procesos de producción, ¿cómo quedaría la lista?

No ha lugar

En este país del que hablo, todo el espacio es privado. Todo. El problema de suelo fue tan acuciante, que no hubo más remedio que hacer disponible todo el existente para construir casas.

Entre los intersticios de las casas (conexiones mayormente) se contaba sin embargo, con artilugios que servirían como válvulas de escape para cuando fuera posible. Cuando las viviendas estuvieran vacías (la mayor parte del día), su espacio era ocupado por una de estas máquinas, que se desplegaba y extendía, para alojar cualquiera que fuera el evento público programado.

nueva-imagen.jpgnueva-imagen-1.jpg
Plaza en Almere, Holanda. A este artefacto, un puente grua, puede  añadirsele otros sistemas que posibiliten la instalación de un escenario. El espacio público, o mejor, el espacio común está aquí geométricmanete tabulado y sus posibilidades son ‘perfectibles’, ‘implementables’, cambiables y móviles.

De esta manera se hacía hueco entre las casas desalojadas, y el espacio quedaba liberado para que se produjera el encuentro. Sólo indicios de conexiones quedaban de la previa colmatación de viviendas: conductos, hubs, canalizaciones y otras redes.