RECORTES AUTOMÁTICOS (TODAVÍA).

VISITA GUIADA POR EL MUSEO DEL TRAJE. LA MIRADA-GUÍA. MIRADA DE ARQUITECTO

hormas-zapatos.jpg

ERGONOMÍA Y ESPECIALIZACIÓN. EL HOMBRE DENTRO DEL OBJETO.

Zapatillas “CAMPER” 2005 y botín Rococó 1730.

En el siglo XVIII todavía no se diferencia entre la horma del pie izquierdo y derecho, lo cual hila con la aparición de la arquitectura de los espacios específicos que se puede observar en el desarrollo del Neopalladianismo inglés en el s. XVIII.

geta-casa_japonesa-copia.jpg

 de A a B, de B a A ó C

Geta (calzado tradicional japonés) y vivienda tradicional japonesa.

Elevación del plano de posición del sujeto sobre el nivel del suelo como un recurso patrimonio del discurso arquitectónico o como un invariante del pensamiento sintoísta de la posición del hombre en el mundo.

 menina_alcazar-copia.jpg 

SINERGIAS

La familia de Felipe IV o “Las Meninas” Diego de Velázquez, 1656-1657 y “el Alcázar de Madrid” obra de Luis de la Vega y Alonso de Covarrubias en 1537.

Arquitectura y traje trabajan en equipo para restringir el paso de las mujeres de la familia real en determinadas estancias según la anchura de paso dado el volumen de sus trajes.

kimono-radiante-copia.jpg

LA POSICIÓN DE LA LÍNEA DEFENSIVA.

Emperador Nakano 1926 y esquema de calefacción por suelo radiante y energía solar.

Cambio de paradigma de la búsqueda de confort térmico en las estancias entre la concepción de la arquitectura tradicional japonesa donde el traje es la línea que separa cuerpo y ambiente, mientras que en la arquitectura occidental esta línea la define el cerramiento construido.

putis.jpg

FANTASÍAS

Vista del Barrio Rojo de Ámsterdam y vivienda DOBLE HOUSE de MVRDV en Utrech.Club “Latinos” en la carretera Miajadas-Don Benito, Extremadura y vivienda rural en Cuenca.

Teniendo en cuenta la forma y tamaño de los huecos en la vivienda tradicional y contemporánea holandesa, que deriva entre otros motivos de la máxima protestante “No tengo nada que ocultar”, las prostitutas del barrio rojo no se exhiben en un escaparate como mercancía sino que representan la ficción de estar llamándote a entrar desde sus propias casas. Se puede pensar que la fantasía es la misma en el alterne español, la mirada no cambia.